Ante los “Desastres naturales” el gobierno desprecia la vida del pueblo pobre y trabajador.

Por Iván de la Facultad de Ciencias de la UNAM

El fin de semana correspondiente al 14 y 15 de septiembre varios estados del país, principalmente de las costas del Golfo y del Pacífico, se vieron afectados por las lluvias ocasionadas por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”. Mientras el gobierno federal se encargaba de preparar los “festejos patrios”, dio poca importancia a la tragedia que se avecinaba y la cual ya ha dejado al menos a una centena de víctimas, a miles de familias damnificadas y con grandes pérdidas materiales principalmente en los estados de Guerrero y Veracruz.

guerrero-huracanes1Esto es una muestra más de que para este gobierno pro-patronal, al servicio de los grandes capitalistas, los empresarios y el imperialismo, no es prioritario trabajar en la prevención de estos eventos catastróficos que afectan, la gran mayoría de las veces, a los sectores más marginados y empobrecidos de la población, a los campesinos pobres y a los pueblos indígenas. No basta con tener programas de Protección Civil, como el Consejo Nacional de Protección Civil instalado por Peña Nieto el pasado mes de mayo, si en la práctica siguen sin solucionarse las causas estructurales de los desastres como la poca planeación urbana y rural, pobreza, deficiencia en obras públicas, etc.

Desde la Juventud Anticapitalista Socialista y Revolucionaria denunciamos a este gobierno antidemocrático, represor y que desprecia la vida de los que menos tienen y mueren al presentarse fenómenos naturales cuyas consecuencias son evitables. Por si fuera poco, los empresarios, las televisoras y el gobierno utilizan la tragedia como capital político. Ya que a través de los “donativos”, las grandes empresas podrán dejar de pagar impuestos. Al mismo tiempo, EPN usa el pretexto del acopio para mantener el Zócalo tomado por los militares. Es urgente que el pueblo trabajador tome el control en la planeación de los asentamientos humanos, para reubicar a la población que se encuentra en zonas de riesgo, además de garantizar los recursos necesarios para infraestructura y obras públicas de buena calidad, así como programas de prevención como un fondo para casos de desastres que este bajo el control de la población trabajadora, los campesinos pobres y los pueblos indígenas, donde decidan democráticamente como emplearlo. Este fondo podría financiarse del no pago de la deuda externa, de impuestos a las grandes fortunas y de la disminución de los millonarios sueldos de los funcionarios del gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: