La lucha de los precarizados de la comida rápida en EE.UU

Cristian Dalai y Flora  de la FCPyS UNAM

El pasado lunes 29 de julio, los trabajadores de las grandes cadenas transnacionales de comida rápida (Mac Donalds, Burger King, etc), instaladas en Nueva York,  dieron marcha a una serie de movilizaciones y huelgas en contra de los bajos salarios y las precarias condiciones laborales, estas acciones se extendieron a nivel nacional.Los empleados, en su mayoría jóvenes negros y latinos, piden un salario mínimo de 15 dólares por hora, más del doble de los actuales 7 dólares que reciben, así mismo exigen el derecho a la representación sindical. Los manifestantes denuncian que mientras la industria de la comida rápida está en auge obteniendo ganancias de hasta 200 mil millones de dólares al año y tiene perspectivas de crecer en 12% en 2018, ellos  reciben un salario que apenas les alcanza para sobrevivir.Los trabajadores/as han sufrido intimidación, hostigamiento y represalias por la patronal que trata de frenar el avance de estas luchas.

mcdonalds01

Desde la crisis capitalista abierta en el 2008, la juventud ha sido uno de los sectores más susceptibles a sus efectos, integrándose de forma masiva al sector precarizado, se calcula que hay 3 millones de empleados en estas condiciones trabajando para este tipo de industrias alrededor de los EEUU. Sin duda esta extendida huelga en las grandes cadenas de comida rápida estadounidenses es una nueva expresión de la tendencia a la lucha  en amplios sectores juveniles a nivel internacional que ahora adquiere características de unificación con los trabajadores. Este proceso marca la necesidad de alianza de los sectores precarizados con el resto de los trabajadores para salir a las calles y  conquistar derechos que alrededor del mundo le están siendo arrebatados. 

Anuncios

La experiencia del Partido de Trabajadores en Bolivia para pensar un partido revolucionario en México

Javier Lucero. Facultad de Derecho UNAM

En enero de este año, luego de la 1a Conferencia Político Sindical de los Trabajadores de Bolivia, los trabajadores bolivianos decidieron fundar un Partido de Trabajadores. Esta conferencia contó con la presencia de importantes sectores de la clase obrera boliviana, entre ellos la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, de la COB (Central Obrera Boliviana), Federaciones y Confederaciones de trabajadores de la salud, fabriles y del magisterio.

La clase obrera boliviana vuelve a escena

El impulso para la creación de esta herramienta política de los trabajadores bolivianos, ligada a los sindicatos es de gran importancia porque muestra la fuerza de la clase obrera y la oposición obrera al gobierno del MAS de Evo Morales. Ésta se expresa en la pelea de los trabajadores fabriles que enfrentaron la reforma al Código del Trabajo, la lucha contra el incremento del precio de los combustibles, la huelga de los trabajadores de la salud contra el aumento de su jornada laboral y varias luchas más, protagonizadas por el magisterio y mineros. Una de las más recientes e importantes de estas luchas son quizás las Jornadas de Mayo contra la Ley de jubilaciones, que incluyó una huelga general, bloqueos en las ciudades y enfrentamientos con los cuerpos represivos bolivianos.

bolivia01

Por una herramienta política de la clase  trabajadora

Los trabajadores bolivianos y su intento por poner en pie un Partido de Trabajadores abren una discusión fundamental (con resonancia internacional) sobre la necesidad de que los trabajadores intervengan en política, forjando organizaciones propias, basadas en la independencia política de clase, rompiendo con los partidos de la burguesía. Este debate ha sido central en el congreso de fundación del Partido de Trabajadores en la ciudad de Huanuni el 7 y 8 de Marzo y nuevamente el 28 y 29 de junio.

Ahí han sido debatidos dos proyectos distintos de Partido, uno de ellos impulsado por parte de la burocracia sindical que busca formar un partido fundamentalmente electoralista y que busca acuerdos con sectores disidentes del MAS, un PT al estilo del de Lula, administrado por el capitalismo. El otro proyecto, el hasta ahora defendido por las bases y los trabajadores mineros principalmente, levanta demandas como la nacionalización sin indemnización de los hidrocarburos, las minas y recursos naturales, control obrero colectivo, expropiación a los terratenientes  y nacionalización de los bancos y la lucha por un gobierno obrero, campesino y de los pueblos indígenas, puntos todos que forman parte del programa y del proyecto de PT.

Hoy, este Partido de Trabajadores no es propiamente un partido revolucionario, pero para los revolucionarios implica la posibilidad de pelear porque surjan franjas de obreros revolucionarios y de tender un puente hacia la construcción de un Partido Revolucionario con influencia de masas. Una pelea en la que se deberá saber aprovechar la lucha electoral y parlamentaria como tribunas revolucionarias, pero que deberá tener como principal arma la lucha independiente de los trabajadores contra el Estado, los terratenientes y los empresarios, confiando en su movilización, su organización y sus métodos de lucha. Que pueda dar una batalla por la revolución y por derribar al Estado, por un tipo de poder distinto, un gobierno de los trabajadores, basado en sus organismos de autodeterminación.

 

En México: pongamos en pie una Juventud que luche por un Partido Revolucionario

Desde la JASyR, como revolucionarios/as, seguimos atentos el esfuerzo encaminado a la construcción de un PT con un programa de independencia de clase y que refuerce la tendencia a la recuperación de las mejores tradiciones de combatividad del proletariado boliviano.

En México, miles de jóvenes y trabajadores miran con simpatía proyectos políticos como el MORENA que posan de “progresistas” y de izquierda, pero que han demostrado con creces que su estrategia es incapaz de dar respuesta a sus reclamos, como se mostró en las luchas antifraude del 2006, 2012 y la lucha del SME. Comprendemos esta simpatía por proyectos que se plantean opositores a la derecha del régimen político, pero alertamos en todo momento sobre los riesgos que esto significa para la formación de verdaderas herramientas políticas propias de los trabajadores y la juventud que respondan verdaderamente a sus intereses y puedan llevar al triunfo sus luchas.

En el caso del proyecto político de la OPPT que propone el SME, consideramos que una herramienta política de los trabajadores es sin duda una necesidad imperante para las luchas de los trabajadores y los explotados y oprimidos en México. Sin embargo, es necesario abrir un debate de cara a cuál es el programa y la estrategia política con la que se puede formar. A diferencia de la tendencia combativa de la clase trabajadora boliviana, que se expresa en la lucha por un PT con independencia de clase y un programa clasista, la OPPT y organizaciones como el PRT, no se plantea una clara delimitación de la estrategia política de la resistencia civil y pacífica como la que plantea el MORENA y AMLO, ni un curso combativo de movilización en las calles sin confianza en las instituciones de este régimen.

Por ello, desde este boletín los jóvenes que queremos aportar nuestra energía y espíritu de lucha a construir la JASyR y que junto a los militantes de la LTS, lo hacemos como parte de la perspectiva por construir un partido revolucionario, internacionalista y socialista, creemos que hay que abrir un gran debate sobre cómo retomar las lecciones que nos están dejando estas experiencias para dar pasos concretos en la construcción de una gran organización revolucionaria de los trabajadores y la juventud.

La clase trabajadora, más viva que nunca, recorre el Sur del continente.

peru01El 11 de junio se realizó Paro Nacional en Brasil y Chile, acciones a las cuales se sumaron las movilizaciones y paros de los trabajadores de Argentina y Bolivia, demostrando que en las luchas de todo el Cono Sur latinoamericano comienza a entrar la clase trabajadora. Es fundamental desde ahora extraer las lecciones del día 11. La clase obrera se presentó como un factor político en la nueva etapa política y de lucha de clases. La disposición de los trabajadores necesita de una política independiente de los patrones, de los gobiernos y de la burocracia sindical para luchar por un plan de acción que pueda encarar el aumento del costo de vida, los derechos de los trabajadores precarizados, luchar por la estatización del transporte y por condiciones dignas de educación y vivienda acabando con los privilegios de los políticos y banqueros. Más que nunca es necesario construir un gran polo antiburocrático en el movimiento obrero para que toda la politización y energía de los trabajadores puedan transformarse en organización en los lugares de trabajo. El único camino para desplazar a las direcciones oficiales burocráticas y sus políticas de diálogo social es fortalecer las filas de los trabajadores. Fortalecer sus luchas. Es el camino para que la clase trabajadora vuelva a ganar confianza en sus propias fuerzas.

Gran lucha contra el aumento del transporte en Brasil

¡Basta de mafias: Parar el aumento, imponer el boleto gratuito para desempleados y estudiantes y estatizar el transporte bajo control de trabajadores y usuarios!

Desde el 6/6 en importantes ciudades de Brasil se viene desarrollando un movimiento de protestas, con epicentro en San Pablo, en rechazo a los aumentos de las tarifas de los transportes. Los jóvenes han salido a las calles como hace mucho no se veía y han enfrentado la represión. Reproducimos una nota de la juventud de LER-QI, grupo hermano del PTS en Brasil.

Por Juventude Às Ruas

La lucha nacional contra el aumento de los boletos ya tiene sus primeras victorias. En Porto Alegre, Goiânia y Natal se pararon los aumentos. El movimiento por frenar el aumento de los boletos en el transporte de San Pablo sigue firme. Este martes 11/6, una concentración de más de 10.000 personas, sin precedentes en los últimos años, salió a las calles en San Pablo contra este nuevo ataque de los gobiernos y de las mafias empresarias que solo imponen más miseria y aislamiento a los espacios de la ciudad a la juventud y a los trabajadores.

manifestantes_brasil_efe_220613.columnas_8

Como era de esperar, visto las concentraciones y marchas en el resto del país y las dos anteriores en San Pablo, el idioma elegido por Alckmin (gobernador del estado de San Pablo) y Haddad (alcalde de la ciudad de San Pablo, del oficialista PT) fue la represión. En uno de los actos con más gente, la Policía Militar (PM) no vaciló en usar sus balas de goma, palos y bombas de gas y, literalmente, transformó en teatro de guerra el centro antiguo y la región de la Av. Paulista. El saldo de este ataque fue el de varios heridos y desmayados y el encarcelamiento de compañeros, bajo acusaciones absurdas como asociación ilícita, lesiones físicas, etc. A pesar de la supuesta “falta de recursos” del municipio y del estado para garantizar la disminución de las tarifas, no faltó lugar en el presupuesto para las bombas, balas de goma y bastones usados como instrumentos de “diálogo” contra nuestro movimiento.

Elegido como lo “nuevo” y “socialista”, que proponía un cambio para San Pablo, Haddad y sus acólitos en otras ciudades demuestran que son más de lo mismo. Reprimen brutalmente a la juventud, apoyan la acción de la Policía Militar (PM), catalogan al movimiento como “violento”, hacen demagogia en algunas ciudades disminuyendo el precio de los boletos en ridículos 10 centavos para intentar desviar la lucha y, en otras, “burlas”, diciendo que somos un movimiento “utópico”, afirmando que es imposible garantizar el transporte como un derecho público y gratuito. Niegan así, sin sonrojarse, el derecho mínimo, social al transporte público y gratuito para todos como garantiza la constitución, al mismo tiempo que garantizan ríos de dinero a los grandes grupos privados del transporte.

Nuestra lucha continúa y, para eso, debemos tener en claro nuestros objetivos y que no somos diferentes de la juventud que lucha por su futuro en todo el mundo. No podemos admitir ni la cárcel ni la represión con el argumento de “vandalismo”; ¡vandalismo es imponerle a un joven y trabajador que gaste 10 reales por día, enjaulado en una lata de sardinas, esperando y tardando horas en el transporte público! Por eso, debemos exigir la inmediata libertad de todos los presos y la anulación de cualquier proceso: ¡Luchar no es crimen! Nuestra lucha es para parar el absurdo aumento de los boletos, sin embargo sabemos que éste es un efecto más de este sistema en las manos de las mafias del transporte. ¡Necesitamos ir más allá, luchando para imponer inmediatamente el boleto gratuito para los desempleados y estudiantes y, junto a esto, luchar por la estatización del transporte público bajo control de trabajadores y usuarios!

Es necesario que organicemos un comité abierto a todos los independientes, grupos, asociaciones, sindicatos, gremios, entidades estudiantiles y partidos de izquierda para organizar la lucha contra el aumento, construyendo colectivamente ideas y propuestas y construir una unidad, eligiendo representantes votados en las escuelas y universidades, en los lugares de trabajo, con el fin de crear una alianza obrera, estudiantil y popular por nuestros derechos. Debemos ligar las lucha de estudiantes y trabajadores, en las próximas concentraciones.