“LA BESTIA” Y LOS MIGRANTES

Por Diana (ENTS) y Christian (FCPyS-UNAM)

la-bestia01Debido a las precarias condiciones salariales y a la desesperación por no encontrar empleo en sus lugares de origen, cada día, cada hora, cada minuto miles de jóvenes, mujeres y trabajadores cruzan la frontera mexicana con la esperanza de alcanzar a “La bestia”, el tren de carga que cruza el país de frontera a frontera; cada tercer día, de 300 a 500 centroamericanos tratan de abordar el tren colgándose con su ropa o cinturones en los vagones, lo cual implica que muchos terminen atrapados en las ruedas de los furgones.

Hombres de entre 20 y 25 años, mujeres y niños, comienzan el trayecto cruzando el río Suchiate, por el área de Tapachula. Algunos intentan caminar por la costa de Chiapas sus primeros 400 kilómetros, a través de pueblos donde por lo general son asaltados, hasta llegar al tren en la comunidad de Arriaga. Se estima que 20% por ciento de los migrantes indocumentados que transitan a través de México son mujeres. 94% de las mujeres centroamericanas migrantes deben dejar a sus hijos en sus países de origen. Ellas son más vulnerables a su paso por México, ya que la red de corrupción obliga a muchas a realizar trabajo sexual temporal o permanente, para poder continuar su viaje, inclusive algunas mujeres se inyectan un anticonceptivo, antes de iniciar su viaje, conocido como “Anti México”.

En el camino, los migrantes están expuestos a la precariedad del viaje por México en la “Bestia”, a la brutalidad y la corrupción de la policía, los militares, los funcionarios del Instituto Nacional de Migración, y a ser víctimas de los carteles de narcotraficantes y las redes de trata. Si tienen la fortuna de sortear todos esos obstáculos, aún deben emprender la peligrosa travesía a través de la frontera mexicana-estadounidense. Allí están a merced de los polleros y de la policía de migración estadounidense, además del gran operativo de seguridad montado por Barak Obama.

A quienes lleguen a suelo estadounidense, les tocará enfrentar la restrictiva ley de migración, que por motivos menores dictan prisión, y quienes son detenidos terminan siendo una de las manos de obra más baratas del mundo para los capitalistas, con sueldos inferiores a los de China y de las maquilas mexicanas, en las prisiones administradas por empresas privadas.

Así como los migrantes mexicanos sufren la ignominia de la migra y el “muro de la vergüenza” en la frontera norte, ante los accidentes de la “bestia del capitalismo” que representa el tren de la muerte para nuestros hermanos migrantes centroamericanos es urgente alzar la voz contra las aberraciones que sufren los migrantes sudamericanos en busca de una mejor calidad de vida dejando atrás todo. Hombres, mujeres y niños olvidados por las autoridades que lejos de preservar sus derechos o limitarse a la deportación, consienten la enorme violencia y opresión de la que son víctimas a cada momento en la travesía de “La Bestia”, va dejando a su paso decenas de muertos. Los heridos se ven obligados a mendigar por un poco de comida o dinero para poder continuar en esta cruzada, sin que sus familias sepan de ellos y viceversa. No podemos seguir siendo indiferentes ante esta situación, no debemos seguir viendo esto como algo ajeno a nosotros. Hoy más que nunca hay que decir que nativa o extranjera es la misma clase obrera, basta de opresión y muerte contra los migrantes centroamericanos.

¡Solidaridad con nuestros hermanos migrantes!

¡Plenos derechos para todos los migrantes!

¡Por la desmilitarización en las fronteras!

Anuncios