La juventud de pie junto al magisterio

Por Flora de la FCPyS

 

Tras el brutal desalojo del zócalo capitalino al magisterio que lucha contra la reforma educativa, la juventud mexicana salió de nuevo masivamente a las calles. Así mostró que va poniéndose a tono con los procesos de lucha de clases que se viven a nivel internacional y que el proceso de politización expresado por el #YoSoy132 no había llegado a su fin y en cambio se retoma y se profundiza.

Un amplio movimiento democrático, a contra tendencia del cerco mediático desplegado en torno al movimiento magisterial, se expresó de manera inmediata en las universidades públicas. Decenas de miles de jóvenes salieron el 15/9 a marchar codo a codo con sectores de trabajadores repudiando la represión, mientras entonaban “¡Maestro escucha: tu alumno está en la lucha!”. Demostraron que retoman la lucha contra la reforma educativa como propia, insertándola en la lucha contra todas las reformas estructurales impulsadas por el gobierno de EPN y sus socios del Pacto por México.

En los días siguientes los estudiantes organizaron asambleas multitudinarias con cantidades que no se veían desde 1999, cuando la Huelga de la UNAM logró mantener la gratuidad de esa universidad. En varios hubo más de un millar de asistentes a las asambleas; los estudiantes votaron paro en 30 escuelas, facultades y unidades de educación superior. Los paros se realizaron de forma total o activa, durante 24, 48 o 72 horas haciendo eco al llamado de la CNTE para desplegar el Paro Nacional el 19 y 20/9. Durante estas jornadas de solidaridad estudiantil se llevaron a cabo brigadeos al metro, a las colonias y barrios, y a zonas fabriles, actividades académicas y culturales, además de participar de forma masiva en las marchas de la CNTE. Se puso en pie una asamblea Interuniversitaria para articular al movimiento estudiantil en torno a los otros sectores en lucha. Así empieza a retomar la tradición del movimiento estudiantil para garantizar las discusiones y decisiones democráticas, en la perspectiva de generar asambleas de base con delegados votados, rotativos y revocables que respondan al mandato, buscando conquistar espacios más amplios de autoorganización.

La solidaridad en torno a la represión magisterial expresa gran sensibilidad para confluir con la lucha de los trabajadores que no se expresó de forma mayoritaria en el #YoSoy132. Esto tiene gran potencial de escalar e instalarse como una lección necesaria para el movimiento estudiantil, que vea en la unidad con los trabajadores la única forma de nutrir un movimiento capaz de oponerse a las reformas que hoy buscan precarizar la vida del conjunto de la población.

Para garantizar la solidaridad estudiantil con el magisterio combativo es necesario seguir con la masificación de la organización en nuestros centros de estudio, desplegar enormes campañas de acopio y por la creación de un fondo de lucha para que las luchas como la del magisterio no sean frenadas por hambre, romper el cerco informativo por medio de brigadeos, tratando de sumar mayor solidaridad de maestros y padres de familia, y construir espacios de discusión y decisión democrática y para la lucha entre los diferentes sectores que hoy nos levantamos.

La perspectiva de soldar la unidad entre trabajadores y estudiantes no es nueva: se expresó con gran fortaleza en el movimiento del 68, donde junto a los estudiantes caídos en la Plaza de las Tres Culturas, caían obreros e integrantes del sector popular que se lanzaron en lucha contra la represión y la criminalización de la protesta social. Hoy es fundamental salir con las lecciones de esas luchas, donde se mantiene la vigencia de sus demandas y de la lucha contra la represión, lo que cobra a cada día más validez ante un gobierno derechizado que busca coartar nuestro derecho a protestar y utiliza la violencia para pasar sus planes de reforma y hambre.

juventudconelmagisterioBajo esta perspectiva es que desde la JASyR impulsamos la construcción de una gran juventud combativa en las universidades y junto al magisterio. Como discutimos en una plenaria reciente donde participaron decenas de nuevos/as jóvenes, apostamos a poner en pie una juventud con todos aquellos que se acerquen a una perspectiva combativa, anticapitalista y revolucionaria. En esa plenaria discutimos la importancia de que se levanten las banderas de la más amplia unidad en la lucha combativa e independiente de los partidos y políticos del régimen, levantando las banderas contra las reformas estructurales y por echar abajo el Pacto por México que las impulsa. Se trata de mostrar la más amplia solidaridad con el movimiento magisterial que está a la cabeza de la lucha en las calles y exigiendo, como en aquellos años, el cese de la criminalización de la protesta social y la represión, por la libertad incondicional de los presos políticos y buscando la abrogación del art. 362 que hoy se ocupa como antes el delito de “disolución social”, además de exigir la disolución de los cuerpos represivos.

Anuncios

Ante la brutal represión del 2 OctMx: ¡Presos políticos: libertad!

baladegoma1

Por: Sergio Moissen (Doctorante del CELA y profesor de la FCPyS)

Este 2 de octubre, se realizó en la Ciudad de México una gran movilización en el 45 aniversario de la masacre de Tlatelolco, bajo las banderas de solidaridad con el magisterio y luchar contra las reformas educativa y energética, por la libertad de Alberto Patishtán y todos los presos políticos, por el juicio y castigo a los culpables de la masacre de 1968, abajo el artículo 362 del Código Penal, entre otras demandas. Desde 1968, el Zócalo nunca había estado cerrado por lo granaderos para impedir manifestaciones. El gobierno de Peña Nieto, con el apoyo del PAN y del PRD, intenta aplastar con represión y amedrentamiento el descontento que se está expresando activamente en las calles. Como respuesta a su soberbia y su autoritarismo, decenas de miles de estudiantes y maestros se movilizaron por las calles de la ciudad, en medio de un intimidador operativo policial que les impidió el acceso al Zócalo de la ciudad y que durante los días previos preparó el clima de una represión anunciada. La JASyR, Pan y Rosas y la LTS participaron activamente en los contingentes de decenas de escuelas y en el magisterio. Miles de granaderos, en un operativo conjunto de las policías federal y del DF, cargaron sobre los manifestantes y lanzaron gas lacrimógeno sobre los contingentes, encapsulando y deteniendo a decenas de jóvenes y maestros. Algunas detenciones fueron realizadas por miembros de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal, vestidos de civil, que subieron a manifestantes a ambulancias de la Cruz Roja. Esto es continuidad de la represión del 1/12/2012, cuando Peña Nieto y Mancera inauguraron la era represiva de este sexenio. Luego siguieron la represión del 10/6 y del 1 y 13/9. En todos esos casos, fue la movilización activa por la libertad de las y los presos, lo que logró arrancarlos de las cárceles. A pesar de la salvaje represión en este día que volvió actual el recuerdo de la masacre de Tlatelolco y la lucha de los caídos, después de la marcha se realizó el mitin programado, donde se denunció las detenciones y se exigió la liberación de todos los detenidos. Según distintas organizaciones de derechos humanos, fueron detenidos alrededor de 70 estudiantes y maestros, presos por luchar, encerrados en las cárceles del perredista gobierno de la ciudad.

Exigimos su inmediata, absoluta e incondicional liberación. ¡Presos políticos: libertad! ¡Libertad a Alberto Patishtán y a todos los presos políticos! ¡Por la disolución de todas las fuerzas represivas del estado! ¡Alto a la militarización y a la criminalización de la protesta social! ¡Impulsemos una gran movilización nacional para liberarlos y una gran campaña de solidaridad nacional e internacional!

¡Por un amplio movimiento contra la represión de los partidos del Pacto por México, PRI-PAN-PRD, encabezado por los maestros y los estudiantes en lucha!

LA LUCHA DE LOS TRABAJADORES DE LA BIBLIOTECA DE LA FCPyS

Por Flora (FCPyS-UNAM)

A partir del inicio de este semestre, la administración de la facultad planteó la realización de un descarte del acervo bibliotecario, el cual se planteó desde dicha postura como “necesario” ante la falta de espacio  para la colocación de material de reciente adquisición. La propuesta causo polémica tanto entre los estudiantes como en los trabajadores bibliotecarios por notables incongruencias en su planteamiento:

  1. De inicio, la indicación de realizar el descarte sin el conocimiento del material bibliográfico con el que se cuenta es decir, sin la realización de un previo inventario a pesar de que en la facultad tiene aproximadamente cuatro décadas que no se realiza, aun cuando la normatividad marca periodos de cuatro años.
  2. En segundo lugar la posibilidad de descarte frente a un acervo ya insuficiente y la arbitrariedad de la elección de los contenidos a sacar por la falta de integración de sectores representativos de estudiantes, académicos y trabajadores, y el cuestionamiento hacia la jerarquización de la utilización de espacios, en un edificio planificado únicamente para la colocación del material de estudio (edificio C) que hoy es ocupado también por una cafetería concesionada que se muestra inaccesible para la mayoría de la comunidad.

fcpysTras un proceso de coordinación entre estudiantes, trabajadores y académicos por medio de la realización de asambleas tripartitas,  que dieron respuesta a las acciones que comenzaron a realizarse por orden de la administración que, adquiriendo facultades extraoficiales  se saltaba los tiempos y métodos administrativos acordados, se logró el emplazamiento conjunto a las autoridades consiguiendo el compromiso de la realización previa del inventario, así como la ampliación de la comisión que podrá hacerse participe del proceso de descarte. Demostrando, como en otros procesos, que es solo a través de la organización amplia y desde las bases que pueden arrancarse las demandas de la comunidad universitaria.

La Juventud ASR en la FCPyS, aplaude esta muestra de unidad que visibiliza la importancia de la construcción de organismos independientes y democráticos que integren a la comunidad universitaria, así mismo levanta la máxima solidaridad presente y futura con los trabajadores  para enfrentar los ataques de la patronal que en la universidad representan los embates promovidos por las autoridades y la antidemocracia que caracteriza a las formas de gobierno en la UNAM.

RUMBO AL 2 DE OCTUBRE

 IMPULSEMOS UNA GRAN CAMPAÑA EN CONTRA DE LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL Y DE LA JUVENTUD

Por Nancy Cázares (FFyL-UNAM) 

En 1968 era “disolución social”, hoy es “ataques a la paz pública” y “protocolo para el control de multitudes”. Sea como sea que se les llame, las modificaciones al código penal encaminadas a castigar y desarticular la protesta social dejan clara la política de los gobiernos de los partidos patronales y de sus instituciones ante la inconformidad: represión, impunidad y mano dura.

En los últimos meses, el giro a derecha del PRD se ha hecho patente, no sólo con sucesos como los del 1 de diciembre o el 10 de junio, sino con el posicionamiento del GDF de Mancera ante el magisterio en lucha de la CNTE y, más recientemente, con la jornada represiva del 1 de septiembre, donde cayeron secuestrados por el aparato estatal decenas de jóvenes y representantes de medios de comunicación independientes.

represion02Consideramos que ante esta situación, la juventud y todo aquel que repudie la represión, tiene tareas urgentes, como:

  1. Denunciar a todos los niveles de gobierno que criminalicen la protesta y que instrumenten la represión a través de cualquiera de sus instituciones y con cualquiera de sus medios.
  2. Impulsemos una campaña que se fije como objetivo la derogación total del artículo 362 del código penal del DF y de toda aquella legislación que atente contra el ejercicio pleno del derecho a la libre asociación y manifestación.
  3. Levantemos una política en contra de la criminalización de la juventud y de la protesta social. Démosle continuidad a las coordinaciones surgidas durante los procesos del 1 de diciembre y del 10 de junio, sumando a todos los individuos y organizaciones que rechacen la represión del Estado en torno a una gran movilización que vaya de la mano con una campaña visible, nacional e internacional y de gran aliento, una coordinación que discuta cómo fortalecemos la coordinación contra la represión y cómo instrumentamos el plan de acción.

Desde la Juventud ASyR pensamos que ésta es una discusión que no puede postergarse por más tiempo. Nos pronunciamos a favor de impulsar una política unitaria que se pronuncie en contra del sectarismo y las acciones aisladas, pues los hechos sólo han demostrado que esa línea es una estrategia política que no fortalece el camino de conquistar el apoyo y la movilización de amplios sectores, lo cual implica una discusión democrática y de cara a la base.

Este dos de octubre, salgamos a las calles en la histórica marcha que recuerda la brutal represión de la  Plaza de las Tres Culturas con consignas discutidas en asambleas, desde las cuales, por medio de la discusión directa y democrática, se acuerden todos los pasos a seguir. La pelea por retomar los métodos de la más amplia democracia directa en la lucha estudiantil, tradición tan menoscabada por la dirección del #YoSoy132, donde se discuta la acción y la política con respeto al mandado de base, es una discusión que debe fortalecer la unidad de la organización estudiantil independiente y combativa.

Nuestra propuesta hoy es clara: Pongamos en pie una coordinación contra la represión que luche por la derogación del artículo 362 y del Protocolo para el control de multitudes, por la disolución inmediata de los cuerpos represivos y en contra de la criminalización de la juventud y de la protesta social.

 

“LA BESTIA” Y LOS MIGRANTES

Por Diana (ENTS) y Christian (FCPyS-UNAM)

la-bestia01Debido a las precarias condiciones salariales y a la desesperación por no encontrar empleo en sus lugares de origen, cada día, cada hora, cada minuto miles de jóvenes, mujeres y trabajadores cruzan la frontera mexicana con la esperanza de alcanzar a “La bestia”, el tren de carga que cruza el país de frontera a frontera; cada tercer día, de 300 a 500 centroamericanos tratan de abordar el tren colgándose con su ropa o cinturones en los vagones, lo cual implica que muchos terminen atrapados en las ruedas de los furgones.

Hombres de entre 20 y 25 años, mujeres y niños, comienzan el trayecto cruzando el río Suchiate, por el área de Tapachula. Algunos intentan caminar por la costa de Chiapas sus primeros 400 kilómetros, a través de pueblos donde por lo general son asaltados, hasta llegar al tren en la comunidad de Arriaga. Se estima que 20% por ciento de los migrantes indocumentados que transitan a través de México son mujeres. 94% de las mujeres centroamericanas migrantes deben dejar a sus hijos en sus países de origen. Ellas son más vulnerables a su paso por México, ya que la red de corrupción obliga a muchas a realizar trabajo sexual temporal o permanente, para poder continuar su viaje, inclusive algunas mujeres se inyectan un anticonceptivo, antes de iniciar su viaje, conocido como “Anti México”.

En el camino, los migrantes están expuestos a la precariedad del viaje por México en la “Bestia”, a la brutalidad y la corrupción de la policía, los militares, los funcionarios del Instituto Nacional de Migración, y a ser víctimas de los carteles de narcotraficantes y las redes de trata. Si tienen la fortuna de sortear todos esos obstáculos, aún deben emprender la peligrosa travesía a través de la frontera mexicana-estadounidense. Allí están a merced de los polleros y de la policía de migración estadounidense, además del gran operativo de seguridad montado por Barak Obama.

A quienes lleguen a suelo estadounidense, les tocará enfrentar la restrictiva ley de migración, que por motivos menores dictan prisión, y quienes son detenidos terminan siendo una de las manos de obra más baratas del mundo para los capitalistas, con sueldos inferiores a los de China y de las maquilas mexicanas, en las prisiones administradas por empresas privadas.

Así como los migrantes mexicanos sufren la ignominia de la migra y el “muro de la vergüenza” en la frontera norte, ante los accidentes de la “bestia del capitalismo” que representa el tren de la muerte para nuestros hermanos migrantes centroamericanos es urgente alzar la voz contra las aberraciones que sufren los migrantes sudamericanos en busca de una mejor calidad de vida dejando atrás todo. Hombres, mujeres y niños olvidados por las autoridades que lejos de preservar sus derechos o limitarse a la deportación, consienten la enorme violencia y opresión de la que son víctimas a cada momento en la travesía de “La Bestia”, va dejando a su paso decenas de muertos. Los heridos se ven obligados a mendigar por un poco de comida o dinero para poder continuar en esta cruzada, sin que sus familias sepan de ellos y viceversa. No podemos seguir siendo indiferentes ante esta situación, no debemos seguir viendo esto como algo ajeno a nosotros. Hoy más que nunca hay que decir que nativa o extranjera es la misma clase obrera, basta de opresión y muerte contra los migrantes centroamericanos.

¡Solidaridad con nuestros hermanos migrantes!

¡Plenos derechos para todos los migrantes!

¡Por la desmilitarización en las fronteras!

POR UNA JUVENTUD JUNTO A LA INSURGENCIA MAGISTERIAL

Por Flora (FCPyS-UNAM)

marcha-e1378111753877El pasado sábado 17 de agosto se dio inicio a la Jornada de Lucha Nacional que el magisterio democrático ha emprendido, con el arribo a la capital de miles de maestros provenientes de varias secciones magisteriales, principalmente Oaxaca, los cuales en el contexto de un paro indefinido  instalaron un plantón en el zócalo y han emprendido una serie de movilizaciones y bloqueos en arterias principales de la ciudad, como el Aeropuerto internacional, el Senado, la Cámara de Diputados y los dos principales monopolios de las telecomunicaciones que se han dedicado a difundir una campaña de desprestigio y criminalización hacia el magisterio disidente. Estas acciones lograron irrumpir en la vida de la capital del país, demostrando la fuerza social de los trabajadores de la educación y la posibilidad de alcance de su lucha, no solo como opositores de la Reforma Educativa, demandando la abrogación de los artículos 3° y 73°, sino como el sector que abandera la oposición a las reformas estructurales del Pacto por México.

La llamada Ley General de Servicio Profesional Docente fue aprobada en lo general y lo particular por el Congreso de la Unión, el pasado 4 de septiembre, ignorando el descontento de una imponente movilización magisterial, que contó con la solidaridad de otros sectores de trabajadores y de la juventud. La aprobación de esta ley significa un golpe a las condiciones laborales del magisterio, precarizando y condicionando la estabilidad de su empleo, mas no revisando las condiciones del aprendizaje, ni cuestionando las reformas curriculares de los planes de estudio que a través de la desaparición de contenidos buscan avanzar en la tecnificación de la educación.

El descontento social que se ha mostrado por el movimiento magisterial tiene la oportunidad de confluir con los sectores que comienzan a movilizarse contra la Reforma Energética, que entrega los recursos energéticos a la industria privada nacional y extranjera. Nosotros consideramos fundamental la más amplia unidad de los sectores en lucha, que por medio de la movilización independiente de los partidos y políticos del régimen y con una perspectiva combativa, salgan a enfrentar los planes de precarización impuestos por el régimen de Peña Nieto.

La juventud que formamos parte de las universidades públicas tenemos la importante tarea de impulsar la más amplia y efectiva solidaridad con el magisterio, por medio de mostrarse a su lado en la lucha en las calles, fortalecer la difusión de sus demandas, apostándonos a sumar a los sectores del magisterio que aún no se encuentran formando parte del paro y ayudando a crear un fondo de lucha que permita la extensión y permanencia de la resistencia magisterial, además de buscar construir el paro solidario en nuestros centros de estudio. Sin embargo, esto sólo es posible por medio de la masificación del movimiento estudiantil solidario, que recuperando sus tradiciones de lucha lleve a cabo brigadeos y asambleas que permita construir una base amplia y organizada que logre ocupar el aliento que ofrece la lucha magisterial para la reconstrucción del movimiento estudiantil. Solo por medio del trabajo de base la ampliación y ejecución del paro estudiantil en apoyo al magisterio se hará efectiva.

Desde la Juventud Anticapitalista Socialista y Revolucionaria nos hemos sumado a la lucha magisterial por medio de  brigadas informativas de jóvenes y trabajadores de la educación, con el objetivo de combatir la campaña reaccionaria emprendida en contra del magisterio combativo en los medios masivos de comunicación y sumar al estudiantado y la población, a apoyar activamente su lucha, además del trabajo en las escuelas de educación básica donde buscamos convencer de la necesidad de sumar a otras secciones magisteriales al paro. Esto, acompañado de asambleas y campañas de acopio en las escuelas donde tenemos presencia. Y más recientemente haciéndonos parte de apoyar la carpa médica de los compañeros de la agrupación de trabajadores y trabajadoras “Desde las Bases” instalada en el plantón del zócalo. Consideramos necesario levantar y fortalecer la unidad de trabajadores y estudiantes, pues solo de esta manera lograremos sumar las fuerzas que nos permitan profundizar y avanzar en perspectiva de la construcción del paro nacional contra las reformas estructurales.

El sujeto revolucionario: la clase trabajadora

Por Farid Reyes (FES Acatlán)

clasetrabajadoraEl desarrollo del sistema capitalista trae consigo el desarrollo de una clase social que por su papel en la producción y su capacidad de organización es el sujeto revolucionario que puede poner a temblar el funcionamiento del sistema en su conjunto: la clase obrera.

Cuando Marx analiza profundamente la manera en la que el capital busca valorizarse, esto es incrementar su valor a la vez que se reproduce en el tiempo, concluye que el proletariado industrial, que es quien produce en primer instancia la plusvalía creando la riqueza social que después se distribuye en el conjunto del sistema, tiene la enorme potencialidad de ser quien, con paros o huelgas, pueda frenar el funcionamiento mismo de todo el sistema poniendo así en jaque la reproducción del sistema y del conjunto de la vida social.

Ahora bien, si bien el proletariado industrial (productores y transformadores de mercancías) tiene un rol central en el capitalismo, el conjunto de la clase trabajadora no es menos importante si de enfrentar al capitalismo se trata. Así trabajadores de transportes, de bancos, de servicio, del Estado o de la educación pueden hacer frente a los planes de los gobiernos ciervos del capital en diferentes momentos. Por supuesto, cuando se llegan a unir los diferentes gremios su fuerza se vuelve exponencial pues no solamente paran la producción de mercancías sino que pueden por ejemplo frenar el transporte de fuerza de trabajo a los centros de trabajo o frenar la distribución de productos en las tiendas lo cual impide la realización de la plusvalía y pone contra la pared a los capitalistas.

La clase trabajadora (entendida como el conjunto de asalariados) tiene su expresión  organizada en los sindicatos, lo cuales significan un contrapeso al poder del capital y una forma de organización que permite defender sus intereses de cara a la ambición capitalista y su afán de incrementar su ganancia, aunque hoy por hoy sea una minoría de la clase trabajadora la que se encuentra sindicalizada. Del mismo modo la clase obrera al desarrollar su conciencia, se asume como una clase internacional con dos siglos de lucha de clases donde ha ganado importantes batallas y donde ha sufrido duras derrotas, baste decir que las jornadas de ocho horas o el voto universal son resultado de la lucha, conquistas arrancadas a la burguesía.

No obstante, contra toda actitud sectaria, el proletariado debe comprender la importancia medular de forjar una fuerte alianza con todos los sectores excluidos de la lógica del capital, estos es con campesinos pobres, grupos indígenas, mujeres, estudiantes y jóvenes, desempleados, pobres urbanos o profesionales precarizados. Únicamente con esta alianza de clases explotadas se puede enfrentar efectivamente al Estado burgués y para ello es fundamental que la clase trabajadora luche por las demandas más sentidas del campesinado (como el reparto agrario) o de los pueblos originarios (como su libre autodeterminación y la defensa de los recursos naturales). Este es parte de iniciar un camino por conquistar hegemonía revolucionaria entre los explotados y oprimidos.

El neoliberalismo se impone a nivel mundial con una ofensiva ideológica que reprodujo durante años la idea del fin de la lucha de clases y con el ello el fin del proletariado, en realidad esto no puede ser más falso. La clase obrera industrial ha incrementado su número en millones a escala, la producción de mercancías, su distribución y venta concentra a la gran mayoría de la humanidad ubicada ahora en las grandes urbes. Sin embargo el enorme poder social de la clase trabajadora no se alcanza a ver dadas sus condiciones de fragmentación y  el atraso en su toma de conciencia de clase resultado de la desmoralización y el ataque que implico la restauración burguesa (ofensiva neoliberal, restauración capitalista en los ex estados obreros, triunfalismo ideológico capitalista en los años subsiguientes de la caída del muro de Berlín) lo cual permeo la subjetividad de la clase trabajadora y a sus organizaciones adaptando a la gran mayoría a los límites de la sociedad capitalista o volviéndolas escépticas al papel de la clase obrera.

Sin embargo la crisis económica en curso ha vuelto a traer a escena el poder de la clase obrera en el mundo, huelgas generales (que implican la paralización de un país entero y que demuestra en manos de quién está realmente la reproducción de la sociedad) o paros en industrias importantes (como metalúrgicos o transportes) dan cuenta de que la clase trabajadora no solo sigue viva sino que su capacidad de enfrentar al capital es enorme.

La juventud y los estudiantes pueden volverse aliados muy importantes de la clase trabajadora, abriendo camino a las luchas venideras, abonando a su toma de conciencia y solidarizándose con sus luchas. Cuando los estudiantes toman la lucha de la clase trabajadora como suya, no solo moralizan a los trabajadores al asistir a sus actos políticos o hacer visible el conflicto sino que pueden incluso jugar un rol central al ayudar a conseguir los recursos materiales necesarios para mantener una huelga por ejemplo.

Por ello desde la Juventud Anticapitalista, Socialista y Revolucionaria apostamos a acompañar todas las luchas de los trabajadores peleando por su independencia política con respecto a los partidos patronales y acompañando codo a codo su lucha, discutiendo políticamente la necesidad de avanzar en la construcción conjunta de un instrumento político propio que nos permita organizar y orientar a la clase obrera en clave revolucionaria y estar en mejores condiciones para enfrentar los ataques que vienen.

Una Juventud de pie de lucha contra la entrega de PEMEX y junto a la Insurgencia magisterial

Por Demo Pegueros (Facultad de Economía- UNAM)

Barricadas_CNTE_Zocalo-2-1024x682El pasado miércoles 4 de septiembre, fuimos testigos del enorme despliegue de fuerzas por parte del magisterio disidente. Con movilizaciones de cientos de miles en más de 23 estados de la república, la CNTE está mostrando su gran potencial y tendencia a la radicalización; se empieza a notar, inclusive, la diferencia y separación del ángulo de inclinación de la dirección, con respecto a la de las bases, denotando que estas últimas tienen objetivos mucho más altos. Esto claramente se refleja en el arribo de miles de maestros al plantón que sostiene la CNTE en el Zócalo del corazón del país.

Es por eso que la juventud mexicana, así como la juventud chilena, la brasileña y últimamente la juventud colombiana, deben vincularse con lo más avanzado y combativo de la clase trabajadora y sus luchas ya que en esta  unidad obrero estudiantil se fortalece  la capacidad para frenar las reformas estructurales que, resucitando al fantasma del viejo consenso de Washington, no intentan hacer otra cosa que descargar la crisis del 2008 sobre las espaldas de los trabajadores y de los jóvenes precarizados. Si se aprueba la reforma energética y se entregan los recursos naturales a las grandes trasnacionales, quedará un hueco en el presupuesto del gasto público, es decir un déficit de la cuenta pública que, claro está, será llenado con el dinero de nuestros bolsillos y se avanza en la entrega del país al imperialismo. Es por eso que ya se está alistando un nuevo golpe al bolsillo de la clase trabajadora y el pueblo pobre: la reforma hacendaria, que impondrá el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a nada más y nada menos que medicinas y alimentos.

Por lo tanto, si el magisterio logra detener la reforma educativa, la juventud, los trabajadores y el pueblo pobre estarán en mejores condiciones de echar atrás los planes del Pacto por México y reconquistar los derechos arrebatados. Los de arriba preparan mas planes de miseria y hambre,  una escalada de golpes en contra de conquistas históricas como la educación pública y gratuita, que abriría paso a la privatización de la Universidad y la desaparición de instituciones públicas, la juventud y los de abajo, junto a los trabajadores debemos prepararnos para luchar y vencer.

A diferencia de lo que dicen los medios masivos de comunicación imperialistas norteamericanos, como The Washington Post (quienes aseguran que «La mejor opción para los líderes (políticos) de México es abrir el negocio petrolero, reducir la dependencia en las ganancias petroleras y privatizar Pemex», nosotros decimos que para no ser una estrella más de la bandera yanqui, es necesario renacionalizar el petróleo, los energéticos y todas las ramas de su producción, como su transporte y procesamiento, bajo control obrero y al servicio del pueblo trabajador.

Para defender PEMEX y los energéticos, así como apoyar al magisterio para echar atrás la reforma educativa, es clave impulsar un gran movimiento estudiantil que salga a luchar masivamente en unidad con los trabajadores y sectores populares, confiando en la fuerza de la movilización combativa e independiente en las calles. Es urgente conformar comités de lucha en cada escuela, contra la entrega de PEMEX, las reformas educativa y energética y por la solidaridad activa con la lucha magisterial.  Con la voluntad combativa que vienen mostrando los maestros del DF, Oaxaca y varios estados, Consideramos que la posibilidad de torcerle el brazo a los planes de la patronal y el régimen del pacto por México se potencia a base de retomar los métodos de lucha de la clase trabajadora como es el paro, la huelga y acciones contundentes acordadas y discutidas de la manera más unitaria, amplia y democrática, que permitan abrir un nuevo periodo de conquistas en beneficio de la clase que labora por casi nada para que de una vez por todas comencemos a ganar.

¡Ni una lucha aislada más!

¡Por un gran paro nacional contra las reformas energética y educativa!

¡Viva la lucha del magisterio! 

Contra la represión de Mancera: Luchemos contra la criminalización de la juventud y la protesta

Por Alex Osorio (ex preso político del 10 de junio /2013) y Omar García

Desde el 1 de Diciembre se ha visibilizado la derechización en el DF (en el marco del reaccionario “Pacto por México”). El adiós de Ebrard y la llegada de Mancera fue el despliegue de cuerpos represivos, golpizas escandalosas y detenciones arbitrarias contra la juventud y los luchadores sociales en las calles. Desde entonces y llegando a la represión del 10 de junio, bajo procesos completamente viciados, fueron encarcelados decenas de jóvenes, acusados por el artículo 362 del código penal del D.F. de “ataques a la paz pública”, bastante similar al delito de “disolución social”  utilizado en 1968.

controldemultitudes01En marzo el GDF, devela su “Protocolo de contención de multitudes” como respuesta a las recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos y como medida para contrarrestar el desprestigio ante su actuación el 1º Diciembre, diciendo que este protocolo se utilizara únicamente para dispersar manifestaciones “violentas” y cuando “se hayan agotado otras vías”, y responde supuestamente también al hecho de respetar los derechos humanos de los manifestantes. Todo lo cual es sólo discurso, en los hechos lo que ha venido pasando es el acrecentamiento de la represión y la “mano dura”.

El 10 de Junio, la marcha por el “jueves de corpus” transcurría sin contratiempos hasta que, a la altura de la avenida Juárez, sin razón alguna, cuerpos de granaderos intentan encapsular a un contingente, desde ahí y hasta llegar al zócalo alrededor de 9 mil efectivos escoltan la marcha, la policía continua con las provocaciones cercando la plancha del zócalo. Posteriormente, con la excusa del supuesto secuestro de un integrante de concertación política del GDF, Pedro Bello, inicia la avanzada de miles de efectivos contra los apenas cientos de manifestantes, encapsulando incluso a medios de comunicación y nuevamente se observan detenciones arbitrarias y golpizas brutales, incluso a manifestantes calles lejanas al Zócalo, como fue el caso de la detención de los compañeros de la JASyR y la LTS.

Hay que impulsar una política correcta que nos permita dar un paso adelante en reorganizar la movilización combativa.

Desde la JASyR y junto a la LTS denunciamos enérgicamente la criminalización y la represión a manos del GDF de Mancera, no sólo porque fuimos encarcelados este 10 de junio (junto a otros varios compañeros de lucha), sino porque es una política en contra de toda la Juventud estudiantil y trabajadora y los que se organizan para luchar. Categóricamente, es el gobierno de Mancera el principal artífice y responsable de esta represión. Es esa denuncia la que en primer lugar debe desplegarse en el trabajo político desde las bases, que los sectores que se reivindican del movimiento estudiantil en las escuelas (y los luchadores en los centros de trabajo), tendríamos que estar preocupados en fortalecer, si nos preocupa en algo la reorganización de la lucha juvenil y el movimiento estudiantil de manera combativa e independiente.

Por ello nos parece delirante lo escrito en “el Quebranto” #5[1], ya que no solo es impotente y abstencionista para plantear una salida concreta al problema de la represión, si no que es sectario para entender una política correcta en la defensa principista, combativa y no ultimatista de los presos políticos, siendo irresponsables y testimoniales ante la necesaria lucha por la libertad de los luchadores sociales presos.

Sin embargo no nos asombra, ya que los compañeros en su afán de reivindicar su fetichismo de la acción directa, para responder a la crítica a su concepción política, van hasta el final en la sustitución del análisis de la luchas de clases por “teorías” conspirativas y puchistas, sin importar que ello implique no responder al problema elemental de cómo enfrentar la represión.

Si “El Quebranto” considera “democratismo” a la necesidad urgente de ampliar el frente único que enfrente el recorte a los derechos y conquistas más elementales como el derecho a protestar. Tendrían que demostrar porque es incorrecto arrancarle al Estado Burgués, con la movilización combativa e independiente de amplios sectores (donde desde nuestra política expliquemos porque la clase trabajadora debe intervenir con sus métodos de lucha como el paro, la huelga y la lucha callejera con respaldo de miles desde abajo y una política combativa e independiente[2]), el pleno derecho a movilizarnos y organizarnos combativamente, como lo hizo una generación tan revolucionaria como lo la del 68 y junto a ello abrir el camino y fortalecer la lucha para ir por el resto de nuestras demandas.

Desde la JASyR y junto con los jóvenes de la LTS, como no esperamos que las perspectivas reformistas y sectarias se eliminen “de hecho”, venimos dando una fuerte discusión y lucha política para que ante el panorama de represión y criminalización, se ponga en pie una gran coordinadora contra la represión, que luche por la derogación del protocolo de control de multitudes y del artículo 362. Junto a ello, luchamos por la disolución de los cuerpos represivos y porque sea vía la autoorganización de amplios sectores que se discuta cómo enfrentar la represión y luchar contra los planes y el ataque. 


[1] “Del 1 de diciembre al 10 de junio: reflexiones sobre la independencia política y la lucha de clases” y “10 de Junio: “dos pasos atrás”.” El Quebranto #5.

[2] Si de verdad el 1º de diciembre pudiese haber sido un acto que “de hecho”, podría ayudar a ganar la independencia política del movimiento, por qué entonces, amplios sectores movilizados en esa jornada en nada se diferenciaron de la política de las direcciones sindicales burocráticas que llamaron a hacer un ficticio “cerco al congreso”.

Hay que fortalecer las filas de una alternativa revolucionaria para la juventud

Por Ariel de la FES Aragón

En el boletín Tinta Roja No. 1 hicimos una breve semblanza de cómo es que en el mundo están saliendo a luchar sectores de la clase trabajadora y junto a ellos importantes sectores de la vanguardia juvenil, quienes al ver afectados sus derechos e intereses, salen a la luchar para echar abajo las políticas antiobreras y criminalizadoras de los gobiernos capitalistas.

El fenómeno masivo de la juventud en las calles del mundo y ahora la salida de importantes luchas de los trabajadores en Sudamérica y Europa, plantea la necesidad de que las nuevas generaciones se doten de un programa revolucionario y saquen las lecciones que les permitan vencer. En este proceso, los jóvenes como los obreros y otros sectores de la población marginada mundial, van avanzando en sus niveles de consciencia, retomando los métodos de lucha de la clase trabajadora como las tomas , los paros, la huelga general y se dan cuenta de que no basta con salir a las calles y alzar la voz para que se les dé respuesta a sus reivindicaciones y necesidades, sino que es a saltos la forma en que la consciencia de las masas avanza y hoy es necesario darnos cuenta que la juventud necesita organizarse de manera combativa para echar abajo los planes que los gobiernos neoliberales aplican en contra sus derechos. Esto plantea la necesidad de la unidad de la juventud con sectores estratégicos en el capitalismo (como lo son los trabajadores) y planteando una salida unitaria con la lucha de las mujeres y la comunidad sexodiversa. Una perspectiva así puede fortalecer la movilización y ayudar a vencer en cada proceso de lucha, al tiempo que deja en mejores condiciones la organización independiente y combativa de la juventud para luchas futuras.

turquia02

Desde la JASyR llamamos a poner en pie una juventud revolucionaria que adquiera una perspectiva internacionalista y que ligue la lucha en el mundo con los procesos de la lucha de clases en México, ya que desde el movimiento #YoSoy132 y la reciente lucha del magisterio, se abrió un proceso de politización de la juventud. Por ello, desde la JASyR nos apostamos a que la juventud vuelva a salir por miles a las calles a luchar por sus derechos y que de la mano de una gran experiencia en la lucha de clases, saque lecciones programáticas y políticas para avanzar en una perspectiva revolucionaria, anticapitalista y socialista.

Intégrate a la JASyR y peleemos juntos por la unidad con los trabajadores para enfrentar los planes neoliberales

Hace unos meses, al calor del movimiento #YoSoy132, venimos construyendo una gran y nueva organización de la juventud revolucionaria. Más de un centenar de jóvenes venimos organizándonos desde una perspectiva sólida, porque consideramos que si queremos triunfar contra lo que significa el régimen capitalista, debemos tomarnos en serio la organización combativa contra el gobierno de EPN y de Mancera en el D.F. Desde la JASyR queremos organizarnos en las escuelas y junto a la juventud trabajadora que sufre de los trabajos más precarios desde hace décadas, enfrentando las más duras condiciones para acceder a la educación con más del 80% de los aspirantes rechazados de este derecho básico, criminalizándola si sale a luchar o si quiere opinar sobre sus vidas y su cuerpo.

En este sentido, desde la JASyR retomamos el marxismo revolucionario como un método para explicar la realidad y como una guía para la acción en los fenómenos de la lucha de clases que se le presenten. Peleamos por  una juventud que salga a luchar con la perspectiva de destruir el régimen capitalista, para que la juventud que sale  a luchar busque aliarse con los trabajadores. Desde este punto de vista, impulsamos que esta juventud sea internacionalista no solo de palabra sino que apoye las luchas en todo el mundo contra los planes que atacan al conjunto de explotados y oprimidos.

Desde la JASyR queremos impulsar junto con cientos de jóvenes que ya participan en los procesos de lucha  y que comienzan a despertar a la vida política, una gran organización que nos ponga en mejores condiciones para luchar contra la reforma laboral, la reforma educativa y energética, para poder pasar a la ofensiva en contra de la criminalización a la protesta social y particularmente a la juventud. Debemos demostrar que somos una generación que no está dispuesta a quedarse callada y que, por el contrario, está dispuesta a organizarse y a retomar las mejores lecciones de la luchas de clases, para tirar al capitalismo y participar junto con los trabajadores y los sectores de explotados y oprimidos en la transformación profunda de la sociedad donde nuestras demandas sean cumplidas y conquistemos el futuro.